Historia

 

Por qué nos llamamos Colegio Merici

 

En el año de 1954 un grupo de religiosas Ursulinas, orden fundada por Santa Angela de Merici en el s. XVI, procedentes de Cuba, Canadá y Estados Unidos, llegaron a México y fieles a la vocación educativa de su orden, decidieron abrir un Colegio destinado a la educación de niñas. En recuerdo y honor a su fundadora, las religiosas Ursulinas le dieron el nombre de Colegio Merici.

 

Iniciaron su labor educativa con 19 alumnas en una casa del Paseo de la Reforma, en las Lomas de Chapultepec, Distrito Federal. Fueron muchas las familias que les dieron su apoyo, pues dos años después contaban con 250 alumnas y en 1959 lograron abrir sus propias instalaciones, mismas en las que ahora nos encontramos. El Colegio creció aún más y para el año 1970 contaba ya con una población de 800 alumnas.

 

El espíritu de Ángela de Merici, una mujer creativa, innovadora, precursora de la educación de la mujer, marcó el espíritu de la Orden Ursulina y el destino del Colegio, distinguiéndose como institución educativa a la vanguardia, ocupada en la formación en valores y en un genuino interés de servicio social; de aquí la palabra SERVIAM, que en latín significa SERVIRE y que hasta el día de hoy se aprecia en el escudo que le dá identidad al Colegio.

 

El Colegio Merici fue pionero en implementar en México, en tiempo todavía de las religiosas Ursulinas, el sistema Montessori en el área de preescolar y una enseñanza de carácter humanista a través del método de educación personalizada.

 

Por disposición del Concilio Vaticano II, las madres Ursulinas decidieron  cerrar el Colegio para ocuparse de la educación de comunidades más pobres. Ante esta situación un grupo de padres de familia, tomó la decisión de comprar el Colegio para continuar con la labor educativa. Desde entonces, el colegio se rige por una Asociación Civil.

 

En el año de 1976, el Colegio  Merici se torna mixto y laico, continuando con el sistema  Montessori en preescolar, consolidando la Educación Personalizada y promoviendo la labor social. Desde esta fecha, hasta nuestros días, han sido varias las personas que con profesionalismo han dirigido y administrado el Colegio hasta llegar a ser hoy una institución educativa mexicana privada sólida y de gran renombre en el ámbito educativo. Como organización dinámica se propone brindar a sus alumnos (as) una educación que atienda a las necesidades cambiantes del momento, introduciendo programas académicos que formen a personas íntegras y comprometidas con  México. 

 

Sin abstraerse del impacto que la globalización tiene en el campo educativo, el Colegio se propone implementar los programas de la Organización del Bachillerato Internacional con la intención de educar personas que se conviertan en ciudadanos del mundo, pensando globalmente y actuando localmente.

 

En marzo de 2002, se crea el Consejo Técnico Directivo (CTD) el cual está integrado por el Comité Ejecutivo de la AC, la Dirección General, la Dirección de Administración y Finanzas, por las direcciones de cada sección, las coordinaciones de inglés y la Dirección del Area Formativa. El CTD tiene el compromiso de responder a las nuevas necesidades y retos educativos que plantea el segundo milenio.